lunes, 5 de octubre de 2009







LOS LAURELES DEL ALBA



_Por un cañaveral

los sueños a la fresca se dormían
y en arpegios de plata
esperaban el sol de un nuevo día.
*
_ Cuéntame un cuento madre
cuéntame un cuento nuevo
porque el cuento que me cuentas se ha cansado
de tanto repetirlo.
*
_Los laureles del alba asoman por el monte
duerme junto a mi pecho,
luz de mis ojos.


Duerme junto a mi pecho.

Niñitade mi alma
No tengas
miedo.



13 comentarios:

  1. Las nanas siempre me recuerdan "las nanas de la cebolla" de Miguel Hernández.
    Ya lo pensé en el post anterior. Ha vuelto a pasarme en este.

    ResponderEliminar
  2. Es que son muy bonitas y tiernas y dulces las nanas de la cebolla.
    Nos sabemos las mismas poesías.
    Un día nos sentaremos en la terraza y las recitaremos todas. A dúo.
    Será fantástico Chus.
    Chus es más corto.

    ResponderEliminar
  3. Seguro que no tiene miedo, nunca,

    Qué foto más bonita.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Gracias mi capitán.
    Estoy a sus órdenes.

    ResponderEliminar
  5. MUÑEQUERÍA

    No hay manera; no lo encuentro.
    Será faldón o corpiño,
    será que está muy adentro...
    Qué será: ¿niña o niño?

    _________________

    Un beso.
    ____________

    P.S.
    Salí de viaje.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, te he contestado en mi propio blog

    ResponderEliminar
  7. Que no te preocupes Jose Alfonso.
    Que estaba segura de que lo harías, aunque no era necesario.
    No obstante te lo he agradecido profundamente.

    ResponderEliminar
  8. De chico, los grandes miedos los espantaba mi madre. Por eso empatizo plenamente con este poema.

    Un beso grande!
    R.P.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Derliveri. De grande los miedos me los espanto yo cantándome a mí misma las nanas que me cantaba mi madre.
    Lo mejor es tener memoria.

    ResponderEliminar
  10. Fotos y poemas; cálidos y llenos de ternura. Pero hace rato que no posteas algo nuevo. Espero que estés bien.

    Beso grande
    R.P.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Deliberi. Yo también te he encontrado a faltar.
    Pero me parece que me he pasado con tanto blog, porque ahora resulta que no tengo tiempo para todos.

    ResponderEliminar